La boda de Ángela y Miguel

Quien me conoce sabe lo mucho que me gusta Sevilla. La boda de Ángela y Miguel y las fotos de JFK Imagen Social fueron un auténtico flechazo y no podían faltar en nuestro blog. Ángela me contó con todo lujo de detalles cómo fue su gran día y debo confesar que me emocionó y me trasladó a ese momento. Y es que su historia no puede ser más bonita y la ilusión con la que me los transmitió me encantó.

Ángela y Miguel se conocieron cuando tenían 16 años en el crucero por el mar Adriático que hicieron con sus padres. Él de Barcelona y ella gaditana, tuvieron que pasar 5 años para reencontrarse. «Poco tiempo después nos volvimos a ver, y hasta hoy». La pedida también fue de lo más emotiva, «el 6 de enero del 2019, día de Reyes, ese día que en mi casa sigue siendo tan especial como cuando era pequeña, llego él con el mayor de mis deseos. Todos en pijama,  recién despertados y mi regalo estaba en el jardín. Aún recuerdo la cara de felicidad de mi madre abrazada a Miguel, las lágrimas de emoción de mi padre… Se me ponen los pelos de punta».

Ángela empezó el día con tres de sus mejores amigas, compartió los momentos previos con su madre y para la ocasión eligió una bata de Brokenbasic, regalo de sus amigas y con un detalle único; «en el puño habían bordado LET IT BE, mensaje muy especial para todas nosotras».

El vestido, diseño de Yolanda, diseñadora de Milazzo, es una auténtica maravilla. «Recuerdo perfectamente el primer día que llegué con todas mis ideas y como ella me captó a la primera. La volvería a elegir una y otra vez, tanto ella como su equipo son fantásticos y lo mejor, te hacen sentir como en casa».

Ángela quería llevar a sus abuelos muy cerca de ella, por eso, «en el puño de mi mano derecha, donde iba a ir abrazada y de la mano de mi padre, me grabé la frase que ellos siempre me decían “La niña de mis ojos”«. Las alianzas también eran de sus abuelos; » fundimos el oro y nos las diseñaron para nosotros. Eran admirables, verles tan mayores y siempre con un gesto de cariño, piropos… ¡Derrochaban tanto amor!».

Los pendientes y el anillo fueron un regalo de los padres de Miguel y los zapatos un regalo de su amiga Natalia. Victor del Valle se encargó de maquillaje y peluquería; «supo encontrar el equilibrio y naturalidad que buscaba y acertar al 100% con una cola sencilla, algo que me caracteriza y como él decía rompía con el vestido».

Ángela regaló a Miguel, a su suegro y a su padre un pañuelo bordado, con un mensaje personalizado para cada uno. «A mi padre se lo entregué justo cuando me vio vestida de novia, lo recuerdo con mucha emoción… tanta, que tuvieron que retocarme el maquillaje». A ella, y siguiendo la tradición catalana, su mejor amigo, le entregó el ramo «junto con una carta que nos hizo a todos soltar la lagrimita».

Miguel optó por un chaqué de Vitale Barberis Canico, diseñado para él con la ayuda de su padrino, «que es sastre y confeccionador». Llevó los gemelos personalizados de oro blanco que le regalaron en la pedida los padres de Ángela y unos zapatos, regalo de su amigo Tomás. «Miguel también tuvo el momento «padrina», cuando nuestra amiga Alba llegó a la habitación y le entregó una botella de cava para brindar juntos. Posteriormente llegaron los testigos de Miguel para compartir esos momentos previos a la ceremonia».

La Iglesia Santa María La Blanca fue la elegida para dar el «Sí quiero». La ceremonia fue muy emotiva y cercana y al final, dieron las gracias «en un pequeño discurso a todos los invitados, ya que venían de muchos lugares diferentes, y además a nuestros padres». 

A continuación, se trasladaron a la Hacienda la Bodeguilla, en Bollullos de la Mitación, «desde el primer momento nos enamoramos del sitio y de Mari Cruz, la dueña, un encanto». Ella nos ha ayudado desde el minuto uno, nos ha tratado como si fuéramos sus hijos, no faltó de nada. El personal que tiene trabajando son excepcionales y muy profesionales». Alada y Terry fue el catering elegido por la pareja, «la verdad que fue todo un acierto, mezcla perfecta entre sabor y detalles».

Ángela y Miguel querían reflejar el mar y la playa en su boda y para ellos contaron con Flores Atemp, que se encargó del ramo de novia y de toda la decoración floral. «Mi primer contacto con Ángela fue súper especial, conectamos perfectamente, le encantó la idea que traía en mi cabeza, desde el primer momento se volcaron con nosotros, fue genial llevar todo el proceso de diseño juntos».

El ramo tenía dos lazos bordados con una frase en cada uno y Ángela lo partió en dos y se lo dio a dos amigas muy especiales; «tenía claro que quería que una mitad se quedara en Cataluña y la otra mitad en Cádiz». ¡Un detalle precioso!

Ángela se encargó de diseñar cada detalle; las invitaciones, las minutas, el seating plan, los regalos para los invitados… ¡Todo con mucho mimo y cariño! Durante el aperitivo sonó Tejares, «un grupo de flamenquito de lo más». Y uno de los momentos más especiales, las sevillanas que bailó con su padre. ¡Qué arte tienen! Como nos cuenta, «desde el principio estuvimos dándolo todo sin tregua alguna hasta el final, nuestro amigo Nacho de Mas&Mas Show se encargó de ello».

Y la gran sorpresa vino en el baile nupcial; «yo no sabía que iba a bailar (Meses antes le decía a Miguel que quería hacerle un guiño a su tierra, y tenía una canción que cada vez que la escuchaba, me emocionaba pensando en él… y era de TXARANGO compta amb mi. Pero él me decía que no…)  al final acabó sonando y como lloré…. de fondo muchos de nuestros amigos y familiares la tarareaban, fue mágico». Seis horas de barra libre que pasaron como si de 1 hora se tratase, «un festival junto a toda nuestra gente que fue lo más».

Todos estos momentos los capturaron Karmen y Juan de JFK Imagen Social, con los que tuve el placer de coincidir en #Theweddingmafiatrip. Sin duda, grandes profesionales y sobre todo grandes personas, con los que espero coincidir muy prontito.  «Estuvieron allí como nosotros queríamos, siendo parte de nuestros invitados, las fotos reflejan esa emoción. Tanto ellos como Carlos Mozo, encargado de nuestro vídeo, son unos profesionales como la copa de un pino».

Como os contaba al principio, Ángela supo transmitirme a la perfección cada uno de los momentos de este gran día. Una de las cosas que más me emocionó fueron sus palabras con las que terminaba el email: «He tenido la gran suerte de tener un compañero de viaje al pie del cañón durante todo este proceso, pendiente de todo, involucrado, detallista, organizando y lo más importante paciente conmigo jajajajajaja. ¡Qué lotería me he llevado!». MILLONES DE GRACIAS POR COMPARTIR CONMIGO UNO DE LOS DÍAS MÁS ESPECIALES DE VUESTRA VIDA. ¡A mí sí que me toca la lotería con cada una de vosotras! Os deseo lo mejor.

Fotos: @jfkimagensocial

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

3 respuestas

  1. Yo y mi marido sentimos esa boda como la de un hijo nuestro ya que nosotros fuimos unas de las personas que lo vimos en sus primeras horas de nacer y que lo hemos visto crecer año tras año,ni que decir tiene que lo queremos mucho y a sus padres también,nos consideramos familia suya, y la boda fue como un cuento de hadas,gracias y saber que os queremos mucho incluyendo a Angela que es preciosa por dentro y por fuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter

Para recibir la mejor información sobre Bodas, para Novias e Invitadas

Suscríbete a nuestra Newsletter

Para recibir la mejor información sobre bodas, para novias e invitadas