Fotos posadas de los novios frente a un algo rodeados de naturaleza.

La boda de Carlota y Kike con fotos de ESIF Fotografía

Carlota y Kike son otros de los valientes que dieron el «Sí quiero» antes de que acabara el estado de alarma. Cuando vi las fotos de mis amigas de ESIF Fotografía lo tuve claro, no podían faltar en el blog. Carlota nos sorprendió por un elegante diseño de Sofía Delgado, y aunque ya habéis podido ver un pequeño adelanto en el perfil de Instagram, el post de hoy os va enamorar.

«Organizamos la boda con sólo 6 meses de antelación. Elegimos esa fecha y esa iglesia, San José de la Montaña, porque el día de San José de hace 13 años es cuando empezamos a salir. También con eso hicimos un guiño a la montaña, donde nos conocimos hace años esquiando en el mismo club».

«Ya existía el COVID cuando le pedí casarnos a Kike así que ambos sabíamos que nos casaríamos sacrificando algunas cosas pero muy felices.  A pesar de las complicaciones y la incertidumbre, disfrutamos mucho de los meses previos a la boda pensando en todos los detalles».

«Durante la semana previa anunciaban nieve únicamente para el sábado, ¡ya era mala suerte! pero nos lo tomamos con gracia, porque en el fondo daría más ambiente a nuestra boda con temática esquí. Al final, aunque hizo frío, hizo un sol espléndido en un precioso día de primavera«.

Como os adelantaba, para su gran día eligió un diseño de Sofía Delgado; «fue la única diseñadora a la que fui a ver porque me gustaban mucho sus vestidos, elegantes y con un toque original. Captó desde el principio mi idea de estilo minimalista, de líneas rectas y cómodo e ideó un vestido de estilo japonés-geisha con una cola desmontable que colgaba de un “obi”. Quería algo muy cómodo con lo que poder bailar con tacones y sin ellos, y por eso elegí que fuese corto. Fueron muy divertidas las pruebas, Sofía es muy cercana y lo hace fácil.»

Completó su look con unos zapatos de  Flor de Asoka, el modelo Tiziana, «con ese estilo diferente que me encanta». Igual que a mi, que me tiene enamorada. Son tan bonitos.

Saray Sojo la encargada de maquillarla y peinarla, «y la volvería a escoger para todos mis eventos de invitada. Me hizo un recogido en moño con la pulsera que luego se desmontaba en coleta para el baile. El maquillaje fue muy natural porque no suelo ir maquillada.» ¡Me encana que seáis fieles a vuestro estilo!

«En el recogido llevaba de adorno la pulsera de pedida de la abuela de Kike y los pendientes son una joya muy antigua que hasta ahora pertenecían a mi abuela. También llevaba el anillo de pedida que me regaló Kike, con un copo de nieve que simboliza nuestra unión. Las alianzas nos las regalaron mis hermanos y las arras eran monedas antiguas de mi abuelo».

Carlota eligió «un ramo con flores originales, creación de Gingko Biloba, y con un toque dorado que conjuntase con mis zapatos». Ellos fueron también los encargados de la decoración floral de la Iglesia.

Por su parte, Kike «eligió la sastrería Foraster para hacerse el chaqué a medida, la camisa, la corbata y los zapatos.
Y llevó un gemelo de cada uno de sus dos abuelos y el reloj de pedida».

La ceremonia fue muy emotiva y la música no podía faltar. «Para mí la música que sonase en la iglesia era algo muy importante para celebrarlo con la solemnidad que se merece y así lo hizo el coro Stella Matutina, adaptándose a las canciones que yo les pedí de mi infancia en el coro del cole».

«Ya sabíamos que no tendríamos una gran fiesta, o que no podrían venir todos nuestros invitados, (lo cual sentimos mucho) pero pensamos cómo podríamos compensarlo de otras formas. De camino a la finca, recién casados, hicimos videollamada con nuestros amigos más íntimos que no pudieron asistir. También le pedimos al primo de Kike que nos entretuviera en la sobremesa con un vídeo sorpresa que a todos encantó. El buen servicio y la riquísima comida de la Finca El Campillo, decorada por Elena Suárez, también sirvió para compensar estas faltas. No pudimos elegir mejor lugar para celebrarlo, la finca estaba preciosa repleta de almendros en flor y la comida estaba buenísima».

«Disfruté mucho el reparto de ramos que para mí fue muy especial, para mi hermana y dos amigas. Se llevaron una buena sorpresa y nos emocionó a todos. Cada una de las mesas representaba una estación de esquí en la que hemos estado y en cada sitio colocamos unos forfaits que personalizamos. Como detalle para los invitados dimos unas converse para las chicas y unas cintas de esquí personalizadas». Y la música tampoco faltó, de la mano de Eloy Caro que «hizo que el ritmo no decayera, aunque no pudiéramos bailar mucho».

Gracias al equipo de ESIF Fotografía hoy podemos ver estas maravillosas fotos. «Elegimos a ESIF Fotografía porque nos transmitieron mucho cariño y profesionalidad. Nos acompañaron durante toda la preparación y el resultado ha superado a nuestra imaginación». Y estoy segura de ello, porque Isa y Bea son puro amor y se desviven con cada una de las parejas que confían en ellas y en su gran equipo para capturar los mejores momentos de un día tan especial.

«Vivimos el día con una sonrisa incontrolable en cada momento. Todos los nervios que pasamos en los preparativos se convirtieron en absoluta tranquilidad en cuanto amanecimos aquel sábado«. ¡Y cuánto me alegro! Gracias de corazón por compartirlo conmigo. Os deseo lo mejor. Un besazo enorme pareja.

Fotos: @esif_fotografia

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter

Para recibir la mejor información sobre Bodas, para Novias e Invitadas