La boda de Elena y Jesús en Sevilla

¡Qué ganas tenía de publicar la boda de Elena y Jesús! Su elegancia me conquistó. Ellos, como muchas parejas, tuvieron que posponer su boda y aún me hace más ilusión compartir este día con todos vosotros, pues sin duda, son de los valientes que han decidido adaptarse a la «nueva normalidad», implementar las medidas necesarias y dar el «Sí quiero» rodeados de sus familiares y amigos.

Como nos cuenta Elena, la fecha inicial era el 23 de mayo, de hecho «Jesús tiene grabada esa fecha en la parte de atrás del reloj de la pedida. Cuando nos confinaron yo confié al principio en que íbamos a poder en mayo, pero pasaban los días y se ponía más negra la cosa. Nosotros teníamos mandadas las invitaciones desde primeros de marzo y a primeros de abril decidimos cambiar la fecha«. Y estoy segura que el 29 de agosto fue aún más especial, un día inolvidable.

«Cuando hicimos el cambio nos quedamos súper tranquilos, pensando que iba a ir todo de maravilla, una boda en verano, de noche, de ensueño, solo eran 3 meses más, se acababa la ansiedad de lo que pudiese pasar con Mayo…». Pero la fecha no fue el único que cambiaron: «las cosas se volvieron a torcer cuando en agosto empezaron los repuntes… Volvimos a estar en la misma situación que a primeros de marzo pero a menos de un mes de la boda. Y cada día más rebrotes y la gente más asustada. Hasta que una semana antes entró la normativa, por lo que tuvimos que pasar la boda a las 12:00 por miedo a que no nos diese tiempo ni a cenar«.

El domingo antes de la boda Elena y Jesús fueron a la Iglesia del Santo Ángel; «nos tocó un cura que me agarró fuerte la mano y me dijo que estuviese tranquila, que disfrutase de esta semana, que no me preocupases ni por una flor más ni por una flor menos, que confiase en Dios y que todo saldría bien». Y así fue, el 29 de agosto dieron el «Sí quiero» en la Iglesia de San Jorge “La Santa Caridad”

Elena compartió los preparativos con sus padres y familiares. Para estos momentos previos lució una «batita antigua de mi madrina, me hacía mucha ilusión usarla ese día».

Antonio García diseñó su precioso vestido, «cuando fui a verle la primera vez, fue un auténtico flechazo. Sus tejidos, sus diseños, el equipo… Yo nunca tuve claro lo que quería, solo sabía que quería ir muy sencilla y no quería parecer una princesa y Antonio poco a poco fue guiándome para dar con el vestido de mis sueños. Tenía toda la espalda abotonada y abiertos los botoncitos de abajo para que se me vieses los zapatos al andar».

Elena completó el look con unos zapatos de Salo Madrid, unos pendientes de la joyería Jocafra de Sevilla, regalo de sus suegros, y unos broches de su abuela. Y confió en Manuel Cecilio para resaltar aún más su gran belleza, pues como nos cuenta siempre lo tuvo claro, «por lo natural y sencilla que deja siempre a las novias».

Jesús también se vistió también en casa de sus padres, y para un día tan especial eligió un chaqué de Cañete Sevilla, corbata de tres pliegues italiana de la marca Emblematic y unos Oxford de Berwick.

A la entrada de la Iglesia, les esperaban las peques de 2 y 3 añitos, vestidas por Labubé, y que ya pudistéis ver en nuestro perfil de Instagram y les casó «nuestro cura y amigo D. Ignacio Jiménez Sanchez-Dalp». Una ceremonia muy emotiva y especial, que estoy segura, nunca olvidarán.

Hasta la hacienda fueron en un dos caballos de un amigo de Jesús, «que nos llevaba de chofer, y que nos decoraron sus primos por sorpresa y nos hizo una ilusión enorme». La Hacienda La Soledad fue la elegida por los novios para la celebración y «lucía espectacular, decorada por Cártamo flores, con ellas nunca te equivocas». Que también se encargaron de crear el maravilloso ramo de flores.

Allí les esperaba el catering «y el grupo cubano con el que siempre había soñado, Denis de Son«, que les hizo bailar durante todo el cóctel. Entraron al banquete con el saxofonista Sergio Galán, que amenizó con música jazz durante toda la comida y que animó el resto de la noche junto con el equipo de Smartsound.

Kokko Eventos se encargó de montar la carpa para el biale, decorada por Ainhoa and Co, y en la que no faltaron sus sillones de bambú. Abrieron el baile con “Sweet caroline”, «de mis canciones preferidas que cantábamos en el coche desde pequeños con nuestros padres» y confiaron en el dj Javi salas, «amigo mío de la infancia y un auténtico profesional, como todo el equipo de Smartsound party»

Y si hoy podemos ver los mejores momentos de Elena y Jesús es gracias a las fotos de Monica Ortega y Lucía Cherubina; «siempre tuve claro que quería que fuese Monica la encargada de las fotos ese día, no solo por lo profesionales que son ella y Lucía, también por lo cariñosas que son siempre con nosotros». Además, Emotion Films no perdieron detalle y grabaron cada uno de los instantes del pasado 29 de agosto.

«Ni queriendo habríamos tenido un día tan espectacular y perfecto. El camino a este día ha sido largo y difícil pero, aunque suene típico, volvería a repetirlo con los ojos cerrados«. Elena, mil gracias por compartirlo conmigo. Ha sido un placer conocerte un poquito más. Estabais radiantes y vuestras caras de felicidad lo dicen todo. ¡Os deseo lo mejor pareja!

Fotos: @luciacherubina & @monicaortdomin

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter

Para recibir la mejor información sobre Bodas, para Novias e Invitadas