La boda de Mavi y Nacho: sí a las bodas íntimas y especiales

Mavi y Nacho tenían previsto casarse el pasado 28 de marzo 2020. A tan solo 15 días y con todo organizado tuvieron que aplazarlo, como muchas otras parejas, y hoy estoy feliz de poder compartir con vosotros los momentos más especiales del 29 de agosto , día en el que, tras meses de cuarentena dieron el «Sí quiero» rodeados de sus padres, hermanos, tíos y testigos.

«La verdad es que en ese momento, a mí se me cayó el mundo encima. Lo que llevábamos diez meses preparando, por algo totalmente ajeno a nosotros, se esfumaba. Me costó un tiempo darme cuenta de que esto era lo que nos había tocado vivir, que lo importante era lo que nos queríamos, el paso que habíamos decidido dar juntos y que no importaba cuando fuera, porque nos seguiríamos teniendo el uno al otro. Ahora con perspectiva, veo que es algo que contaremos a nuestros hijos, que sus padres de novios tuvieron dos fechas pero que de boda, no iban a ser menos. Tenemos que dar las gracias a nuestras familias y amigos que se volcaron desde el minuto uno a darnos ánimos y cariño, cariño que tanto necesitamos en esos momentos».

No todo fue fácil, como nos cuenta Mavi, «volvimos a ir poco a poco ilusionándonos con la nueva fecha, aunque íbamos de puntillas porque cada semana las cosas cambiaban y no queríamos, yo sobretodo, volver a llevarme un disgusto. Durante el mes de julio, todo empezó otra vez a empeorar y no sabíamos si el efecto verano nos acabaría afectando, pero todos nuestros proveedores eran un aliento de esperanza y tranquilidad«.

Finalmente decidieron hacer una celebración más íntima con sus padres, hermanos, tíos y testigos, y dejar la gran celebración para 2021. Hablaron con Enri, de Liven, su fotógrafo, «que en todo momento ha sido un consejero increíble. Desde el inicio del cambio de fecha hasta el proponerle hacer dos bodas, siempre que le llamábamos con alguna duda, inquietud, ahí estaba él para darnos su opinión real, aconsejarnos y tranquilizarnos, como un amigo más«. Y quiero resaltar estas palabras de Mavi, para demostraros que es verdad cuando digo que los proveedores se han volcado y han trabajado al máximo en los últimos meses para que disfrutéis de un día único siguiendo todas las medidas y teniendo en cuenta las restricciones.

Mavi eligió un diseño de Marcela Mansergas, «fui a verla sola, porque no quería que nadie influyera en mi decisión ni en mi feeling con ella y entonces, empezó a dibujar y de verdad que fue mágico, ella dibuja y si algo era un no, se lo decías borraba y seguía con otra cosa, mientras seguía con su dibujo me acuerdo que le dije: “la verdad que siempre había pensado en poner un detalle de color en el vestido, pero claro, de novia solo te vistes una vez en la vida y como no lo visualizo igual luego no me gusta… y entonces, dibujo los puntitos de color en las mangas y en la espalda, que con el chaleco, dejamos de sorpresa para cuando me lo quitará. Y en ese momento, me enamoré de ese dibujo y de la atmósfera que habíamos creado entre las dos en esa hora«.

Completó su look con unos zaptos de Just Ene Shoes, que personalmente me encantan y que nunca faltan en nuestro perfil. «Cuando ya me había probado todos los diferentes tacones y formas, me dio por preguntar con qué telas podía personalizaros y en ese libro de mil colores y texturas, estaban las lentejuelas. Por lo que unos días más tarde, los encargamos. Fueron el regalo de una de mis mejores amigas y su prometido, que eran ambos mis testigos».

Marieta fue la encargada de peinarla; «Desde siempre había soñado con llevar una de sus maravillosas trenzas y había visto todos sus diferentes recogidos, hasta que vi EL PEINADO. Lo tenía todo; las trencitas finitas que acababan en un semi por si durante el baile quería soltarme el moño. Es una profesional de vértigo». Y Yael la encargada de maquillarla; «no había otra opción y la verdad, una de las mejores decisiones de este día. En ella encontré una profesional de los pies a la cabeza y un amor de persona, tiene unas técnicas brutales pero lo más importante para mí era ir “natural” y no sobrecargada y nadie mejor que ella para conseguirlo».

El tocado de Suma Cruz le dio un toque muy especial al look; «en cada prueba, van creando el tocado sobre tu propia cabeza y vas viendo exactamente cómo quedará». Igual que las joyas, elaboradas de forma artesanal por María Monge, una compi del cole de Mavi.

El ramo también fue especial, creación de Mónica de Defabiola, «madre de otra de mis mejores amigas y testigo y cuando le dije que me casaba, me ofreció regalarme ella el ramo y para mí era un orgullo poder llevar una de sus creaciones, porque tiene un estilo y un gusto impecable«.

Por su parte, Nacho eligió un chaqué a medida tres piezas de color gris espiga de Toque de Sastre, «y vaya pincel de novio me estaba esperando en el altar. Su corbata azul no podía gustarme más y los gemelos, también preciosos, son un regalo de su madrina y que siempre le gusta llevar en las ocasiones especiales y este día no podía ser menos».

El 29 de agosto, sin duda fue un día muy especial. Mavi compartió los preparativos con sus padres, su hermano, su cuñada y sus sobrinas. «Siempre había pensado que esa mañana mi casa iba a ser una montaña de emociones: por todos los preparativos, por ver a mis padres felices, a las niñas alrededor… pero creo que todos teníamos tantas ganas de que llegara ese momento que no hubo ni una lágrima en toda la mañana«.

El trayecto hacia la Ermita de Nuestra Señora de Begoña se le hizo eterno, pero, como nos cuenta; «fue bajarme del coche y BOOM! Todos los nervios salieron en ese momento, me temblaba todo, la mandíbula incluida. La verdad es que mirando dentro de la iglesia, por la luz, no se veía nada más que el altar y podía ver perfectamente la sonrisa de Nacho, su madre y al Padre Javier, esperándome. Mire a mi hermano y me dijo: “¡Pero qué haces! Nada de lloros!” y mientras le suplicaba que me diera un pañuelo me dice, “vamos a darnos una vuelta” y en ese momento, me empece a reír, le cogí del brazo y le dije: ¿qué dices loco? Y entonces, empezamos a andar hacia el altar».

«Pepe de la floristería Ban.do un amigo de la familia de siempre se encargó de la decoración floral de la Ermita. Le comentamos que no queríamos sobrecargar la iglesia y le dejamos que diseñara lo que considerase para ese día. Lo único que pedí fue el arco de flores de la entrada y ¡Qué maravilla!».

Laraland se encargó de la música durante la ceremonia y Mavi entró a la Iglesia mientras sonaba «Ho Hey, «en la versión que habían adaptado para mi entrada. Algo arriesgada y nada típica para la entrada de una novia pero con un significado muy importante para mí. ¿Qué mas importaba? Fue oírlas y aunque me temblaban las rodillas, la mandíbula y todo, del brazo de mi hermano entramos a reunirnos con Nacho y su madre».

«Para el rito de la velación, mi madre quiso regalarnos el velo para que fuera un regalo de familia para sus nietas. El velo, que sinceramente es una joya, es de Mantones del Sur.

Como nos cuenta Mavi, «la salida fue pletórica. ¡Lo habíamos conseguido! ¡Habíamos conseguido casarnos, ser una familia él y yo al fin! Y teníamos a nuestras familias y amigos cerca, porque todos los que no pudieron estar, estuvieron en nuestros corazones cada minuto. Y de ahí, nos fuimos a hacer una pequeña parada a mi casa, donde Rony nos esperaba, porque esta familia de tres, sin él, no es lo mismo y tenía que estar en nuestro gran día».

Las Tenadas fue la finca elegida para la celebración, «donde pudimos disfrutar de nuestros primeros minutos como matrimonio solos. La felicidad de nuestras caras, los apretones de manos en esos primeros paseos juntos… son una felicidad que nos hizo olvidarnos de todos los días tristes que la pandemia nos había dejado. Y que hoy, gracias a Enri, podemos guardar para siempre».

De los centros me mesa se encargó Elena Suárez, «que como siempre consigue unos arreglos florales espectaculares sin dejar pasar el detalle de la pluma de pavo real que tan importante era para nosotros». La celebración estuvo cargada de detalles y como sorpresa para todos, Jaime Terrón y su banda, La Repera. «Abrimos el baile con la canción de Stand By Me, no por nada en especial, si no porque era con la que ellos solían empezar y como en su repertorio no estaba la canción que teníamos pensada, pues nos pareció perfecta para el momento. La verdad es que el baile fue totalmente improvisado, de eso pueden dar fe nuestros invitados, ni un paso ensayado, pero estábamos nosotros y no necesitábamos nada más. A nuestro primer baile, se unieron nuestras sobrinas que simplemente cogiéndose de nuestras manos, nos enseñaron que el mejor baile era hacer un corro todos juntos. Sin duda, creemos que será un día que no olvidarán jamás«.

«Para nosotros, fue el mejor día de nuestra vida. Sin ninguna duda, volveríamos a repetirlo, porque la felicidad de ese día fue un chute de energía para nosotros y para todos los que nos apoyaron en los momentos difíciles. Fue un triunfo general, de todos y cada uno los que vivimos ese día de cerca. Echamos de menos a muchos familiares y amigos y a otros muchos que viven fuera, pero fuimos los justos para que nadie notara que éramos pocos y todos lo disfrutamos al máximo».

«La Repera nos hizo bailar y recordar lo bien que nos lo pasamos cuando disfrutamos de la vida, cuando vamos a un concierto y gritamos en primera fila y me dejó cumplir mi sueño, cantar Ave María como si del mismo Bisbal se tratase«. Me alegra saber que no soy la única que quiere cantar como una loca el día de su boda jajaj

SmartWeddings les ayudaron en la búsqueda de proveedores a los que Mavi desde aquí les dedica estas bonitas palabras. «Mil millones de gracias a todos y cada uno de los proveedores con los que contamos este día. Gracias por vuestra paciencia, gracias por ser tan cercanos y cariñosos. Gracias por dejaros la piel para que este día fuera inolvidable para nosotros y nuestros invitados. Gracias a todos los que en cada llamada o WhatsApp erais una frase positiva y gracias a todos los que además de proveedores, habéis acabado siendo amigos. Y en especial, gracias a nuestros padres, hermanos, cuñadas y amigos por estar y hacer realidad el mejor recuerdo que tendremos del 2020«.

Mavi, mil gracias a vosotros por compartir conmigo un día tan especial. Vuestro testimonio y vuestras palabras estoy segura que animarán a muchas de las parejas que darán el «Sí quiero» en los próximos meses. Gracias por valorar lo realmente importante, la unión y el matrimonio, por ser un ejemplo para otras parejas y por resaltar el trabajo que han hecho cada uno de los proveedores que os acompañaron el 29 de agosto. Os deseo lo mejor. Un besazo enorme.

Enri de Liven.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter

Para recibir la mejor información sobre Bodas, para Novias e Invitadas