La boda de Paula y Duarte, entre Portugal y España

El calor ya está aquí, y con él, las coloridas bodas de estos meses. A pocos días de entrar en el verano, recordamos la boda de Paula y Duarte. ¡No sabéis las ganas que tenía de compartir todos los detalles de su gran día con vosotros!

«En ningún momento sentí nervios, sólo muchísimas ganas e ilusión. Sabía que iba a ser algo único, juntar a nuestras familias y amigos de Portugal y España, y muchos otros que viven en otros países, así que me emocionaba mucho imaginar a toda la gente que más queremos junta!». Y es que, esto solo se ocurre una vez en la vida, y hay que vivirlo y disfrutarlo al máximo. Y así lo hicieron.

Duarte es de Lisboa y Paula, de Valencia. Se conocieron en el 2015 haciendo un Máster en Madrid y fue en una fiesta en casa de una amiga en común cuando coincidieron por primera vez. «Recuerdo cuando nos conocimos que él vino a hablar conmigo y tan chulo me preguntó si tenía novio. Yo toda enfadada le respondí que no, pero que él tampoco me interesaba nada…¡Y aquí estamos 7 años después!». Y esta es la prueba irrefutable de que no es cómo empieza si no cómo termina.

«Cuando acabamos el master nos fuimos a vivir a Londres dos años, pero cada uno con nuestro grupo de amigos. Una noche en Londres, se arrodilló para pedirme si quería irme con él a vivir juntos a Lisboa y no pude resistirme. En el 2017 nos fuimos a Lisboa y hasta ahora». Y es que cuando hay amor, dar un giro de 180 grados a tu vida, resulta una emocionante aventura.

Y muy pronto, la familia creció. «Tuvimos a Carlos en noviembre del 2019, justo antes de la pandemia, y fue cuando llegamos a casa del hospital, cuando me encontré el anillo junto a nuestro hijo, y él me pidió matrimonio. 3 meses después, comenzó la pandemia y acabamos por aplazar 2 años largos la boda hasta 2022. Siempre tuvimos claro que queríamos tener a nuestros hijos bastante seguidos, así que decidimos tener a Gonzalo la última vez que aplazamos la boda, que nació en Julio del 2021. ¡Hoy en día somos una familia feliz de cuatro, mitad española, mitad portuguesa, y que esperamos alargar en el futuro!». A pesar de que empezamos a recuperar la normalidad, estos testimonio siguen conmoviéndonos. Me encanta la actitud con la que Paula y Duarte han afrontado las dificultades y por fin han tenido su recompensa.

«Desde que escogimos la primera fecha, que era en el año 2020, hemos tenido que posponer la boda hasta 3 fechas diferentes por el Covid. 2 de abril de 2022 fue la última fecha que decidimos, y finalmente se hizo posible. ¡El día solo puedo describirlo como maravilloso, inigualable, único y perfecto!». Y la espera, mereció la pena.

«Como venía mucha gente de fuera, decidimos hacer una preboda la tarde de antes, y así también podían probar la paella, ¡qué estaban todos con muchas ganas! Fue un tardeo con picoteo superdivertido, y perfecto para entrar en calor para el día siguiente». Y es que las prebodas son ideales para calentar motores.

Y por fin, llegó el gran día. «El sábado empezó muy temprano. Primero me maquilló Raúl Castaño, que es un cielo y entendió desde el primer momento el tipo de maquillaje que quería. Y María, de Leblonde10, se encargó de hacerme el recogido. Quería un moño pulido y muy sencillo, con poca fijación para poder soltarlo cuando empezase la fiesta». Sin duda, su peinado, destaca por la naturalidad y sencillez que le caracteriza y no puede gustarme más.

Paula apostó por un diseño sencillo pero repleto de detalles, de Marcela Mansergas, y unos zapatos de lo más estilosos de Jimmy Choo. En cuanto a los pendientes, optó por unos largos de Miguel Antón. La combinación perfecta, ¡estaba radiante!

«Mi madre, mis hermanas y mis hijos fueron en un coche, y mi padre y yo fuimos juntos en el suyo. La entrada a la iglesia fue espectacular, mirara donde mirara era todo gente que quería y además les veía tan emocionados…sobre todo ver a Duarte al final esperándome…». La llegada de la novia es de mis momentos favoritos. Las emociones están a flor de piel y se respira felicidad en cada rincón.

La celebración tuvo lugar en La Vallesa de Mandor. «El cóctel fue al aire libre, en el jardín con vistas al valle de naranjos. Pusimos un grupo de música cubana en directo superanimado. Comimos poco porque no paramos, pero estaba todo espectacular gracias a Gourmet Catering».

«Decidimos hacer una mezcla de tradiciones portuguesas y españolas en la boda y para la entrada al banquete escogimos la portuguesa. Entramos bailando la canción de Barry White, My only you, con todos nuestros testigos hasta la mesa. ¡Fue brutal!». Me encanta esta forma tan original de sorprender a los invitados.

«El salón estaba precioso, decorado por Las Bodas de Araventum y El Taller de Clo». Un estilo rústico pero con toque chic, sin duda, todo un acierto.

Durante el banquete, vivieron momentos muy especiales. «Dimos un ramo a cada una de nuestras madres y mi ramo se lo di a mi abuela. Para mí es como mi madre, le adoro y tenía claro que quería que fuese para ella». La mejor decisión, las abuelas nos acompañan desde nuestros primeros pasos y que lo hagan también en nuestra boda, es el mayor de los regalos.

«La comida fue muy divertida porque nos sentamos en una mesa larga con nuestros testigos y al final Duarte dio un discurso, que es algo que acordamos que solo haría él pero en ningún momento estaba esperando que fuese algo tan bonito. Primero habló en Portugués dirigiéndose a su familia e invitados portugueses y después, dedicó unas palabras en español a mi familia, a mí y a nuestros 2 hijos. Intenté contener las lágrimas pero fue imposible, fueron las palabras más bonitas que he oído nunca».

Después empezó la fiesta y para ello contaron con el DJ João Ribeiro. «Decidimos abrir el baile subidos en la cabina con DJ, pero antes me puse mi segundo vestido de Loewe para ir totalmente cómoda. Estuvimos todos animadísimos desde el principio, bailamos, bailamos y bailamos, y disfrutamos muchísimo con nuestra familia y amigos. La música espectacular y finalmente, acabamos a las 2 con una barbacoa con los típicos bocadillos que te hacen resucitar». ¡Cómo disfrutaron!

Y hasta aquí el artículo de hoy. Una boda que nos devuelve la ilusión y las ganas de celebrar, tras los duros meses de pandemia. Un testimonio que nos recuerda que todo llega para quienes saben esperar. Gracias Paula por compartir conmigo vuestro gran día. ¡Os deseo lo mejor del mundo junto a vuestros peques y mucha salud para que esa familia tan bonita siga creciendo!

Fotos:  @derando_estudio_wedding

Comparte

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Para recibir la mejor información sobre Bodas, para Novias e Invitadas