Mery y su espectacular vestido de Encinar

¡Qué ganas tenía de publicar la boda de Mery y Koke! El día que me enteré que se casaba le dije, «Mery quiero publicar tu boda en el blog». Ya he perdido la cuenta de los años que nos conocemos. Y aunque reconozco que soy un auténtico desastre y aún tenemos más de un vino pendiente, no hay verano que no saquemos un ratito para vernos en una de nuestras ciudades favoritas, Alicante. Allí fue donde nos conocimos, gracias a una gran amiga nuestra, María, a la que estoy deseando ver y abrazar.

Mery supo reflejar a la perfección su personalidad, elegancia y estilo a través de su vestido de novia, diseño de Encinar. «Fabio es lo más y lo mejor que me ha pasado. De hecho, tenemos un nuevo proyecto que no puede hacerme más ilusión. También se encargó de vestir a mi madre, a mi suegra y a mi hermana». ¡Estaban todas preciosas!

Completó su look con un collar que Javier Gómez Zuloaga «me montó como tiara, me hacía mucha ilusión porque era una joya familiar y siempre me había encantado». El anillo de pedida que Koke le regaló y unos zapatos de Uterqüe.

Del maquillaje se encargó Ana Reyna Torroba, «la recomiendo 100% es súper profesional y un amor de persona y además nos aconsejó muy bien y captó a la primera lo que queríamos».

En casa estuvo acompañada por su madre, su hermana Marta, a la que le tengo un especial cariño, su sobri, su prima Teresa y su perrita Lola. Y luego fueron María y Ade, «íntimas amigas y con las que me apetecía compartir el momento»

Koke llevó chaqué de Scalpers, corbata de Hermes y zapatos Crockett and Jones, el reloj de pedida y unos gemelos de su abuelo. Además, quiso compartir los momentos previos con su padre y sus testigos, con los que llegó a la ceremonia en minibús.

Como nos cuenta Mery, «yo quería casarme en Granada, en una finca familiar, pero no cabíamos todos, así que decidí buscar una finca en Madrid que fuera campo y con la que me sintiera identificada. Enri de Liven Photography, amigo de la familia y además quien se encargó personalmente de las fotos de la boda nos recomendó la nueva finca de Samantha, Dehesa de Valbueno. Fue un verdadero flechazo y eso que cuando visitamos la finca por primera vez estaba en obras. Lo que nos encantó fue la capilla y la idea de casarnos ahí así como la enorme pinada, pero el tiempo no nos permitió casarnos de esa manera, así que recurrimos a la iglesia del pueblo de al lado, Alovera y la verdad que fue un acierto, Alfonso el cura (parroquia San Miguel) no pudo ser más cercano y hacer una misa más emotiva». Hasta allí llegó acompañada de Alberto, su primo y padrino,  «con el que siempre he tenido una relación casi de hermanos».

Chitina fue la encarga de la decoración floral y del precioso ramo que llevó Mery. «Fue una misa súper bonita y emotiva» y contaron con un coro espectacular, y con dos Primos que cantaron varias canciones, «fue muy especial».

Tras dar el «Sí quiero» se trasladaron a Dehesa de Valbueno, donde disfrutaron del exquisito catering de Samatha. «Todo salió perfecto y el comentario generalizado fue lo bien que comió todo el mundo; sobre todo el solomillo y la torrija jajaja».

En el cóctel no faltó un puesto de anchoas de Doña Tomasa y otro de trufa de La Finesse Truffles. Además, estuvo amenizado por el grupo de Jazz David Dominique Jazz. En la cena Mery entregó el ramo a su madre a ritmo de «Something stupid», de Sinatra.

Y después repartió tres ramos; «a mi hermana y a Ade con la canción de Beth  Dime y a unos amigos que se casaban en diciembre, Chema y Cris, momento en el que los testigos se pusieron unas máscaras de animales y fuimos a darles todos el ramo con la canción «Cuando Zarpa el amor» de Kamela y Juan Magán».

La canción Sway, de Michael Buble, fue la elegida para abrir el baile «casi no habíamos ensayado y salió genial». El dj fue Augustodc «hizo que tanto nuestros padres y amigos, como toda la gente joven no dejara de bailar hasta las 6.30 de la mañana. ¡Todo un acierto!. También contamos con los tambores de Drums on live y el flamenquito de Conmesura y El Parra. Fue una fiesta increíble y lo dimos todo. Jajajaja para variar».

Y si hoy podemos ver los mejores momentos de aquel día es gracias al excelente trabajo de Enri, de Liven Photography. Ya sabéis que sus fotos nunca faltan en nuestros flechazos y es que son de otro planeta.

Mery, gracias por compartir conmigo un día tan especial. ¡No sabes la ilusión que me hace verte tan feliz! Te lo mereces. Os deseo lo mejor a Koke y a ti. Ojalá pronto podamos brindar con un buen vino y si puede ser… frente al mar. ¡Mil besos bonita! Sois maravillosos.

Fotos: @liven_ph

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter

Para recibir la mejor información sobre Bodas, para Novias e Invitadas

Suscríbete a nuestra Newsletter

Para recibir la mejor información sobre bodas, para novias e invitadas