Vuelven las bodas: la nueva normalidad

Vuelven las bodas: la nueva normalidad

Poco a poco vamos retomando nuestra actividad y cada vez son más las parejas que se animan a dar el «Sí quiero». Siempre con las medidas adecuadas y adaptándose a esta nueva normalidad. Así lo hicieron el pasado 13 de junio Marina y Manuel, como podemos ver en estas bonitas fotos de Sarah & Nora Photographers.

Un día muy especial, que recuerdan con especial cariño y que hoy quieren compartir con todos nosotros, para sobre todo, animar a todas las parejas que están en su situación.

Como nos cuenta Marina, ella y Manuel ya tenían casi todo preparado, cuando de repente «se desató esta crisis mundial que tanto nos ha afectado a todos y que lo puso todo patas arriba. Tras muchos días de angustia y no saber qué hacer, mi ya marido, me insistía en que el 13 de junio de 2020, sería nuestro día. No importaba cuánto tuviéramos que cambiar la idea original, lo importante éramos nosotros y poder disfrutar de ese día aunque fuera con los más cercanos«.

«Y vaya si lo fue, aunque decidimos hacer una gran celebración el 12 de septiembre con todos los invitados y lo que teníamos preparado en un principio, empezamos a organizar nuestra boda para el 13 de junio, de una manera más íntima, pero con la misma ilusión y cuidando cada detalle para que fuera un día inolvidable«. Y es que de eso se trata, de no perder la ilusión, de adaptarnos a esta nueva normalidad y de seguir celebrando el amor.

Como afirma Marina; «puedo decir, que a pesar de ser sólo 20, fue la boda más bonita del mundo para nosotros, como para todo el mundo la suya. Desde la ceremonia hasta la celebración no paramos de disfrutar».

Raquel Ferreiro es la diseñadora del vestido que lucirá en la celebración de septiembre, pero para esta ocasión se decantó por un vestido de Malmo. Además, «para tener ese efecto “cola” que tanto me gustaba para la ceremonia y las fotos, elegí una especie de capa de Colour Nude, que con sólo una prueba y algún ajuste me pareció de ensueño, y con el vestido quedaba justo como quería».

Completó su look con unos zapatos de Just-ENE; «los tenía desde hacía unos meses, en un azul ideal, y los más cómodos del mundo». Y unos pendientes regalo de sus suegros, de aguamarinas y diamantes, y el anillo de pedida, con 13 diamantes; «empezamos a salir un día 13, visitamos, elegimos y pagamos la reserva de nuestra casa un día 13 y la boda sería también en día 13». Sin duda, un número muy especial.

Urvan se encargó maquillar y peinar, tanto a Marina como a su madre. ¡Todo un acierto!

El ramo fue creación de Elena Suárez, con cardos azules, «era tan bonito, y combinaba a la perfección con el azul de los zapatos». ¡No puede gustarme más!

Marina y Manuel se dieron el «Sí quiero» en la Basílica de La Milagrosa. «Estaba preciosa, con el altar decorado con hortensias blancas verdosas, rosas, eucalipto y otros verdes. Nos acompañó la voz de Reyes Moraleda, que junto con su organista y el violinista nos pusieron a todos la piel de gallina, haciendo la ceremonia aún más emocionante».

«De verdad, que después de todo lo que habíamos pasado era increíble poder estar disfrutando de una ceremonia tan bonita junto con nuestra familia y amigos más cercanos».

El jardín de Villa Laureana fue el elegido para la celebración. «Optamos por un montaje con un par de mesas imperiales enfrentadas que quedó de maravilla». 

«La cena fue un cúmulo de risas, palabras bonitas hacia nosotros de nuestra familia y amigos, y sorpresas. Miraba a mi marido a un lado, a mi madre a otro, y a todos los que nos rodeaban y no podía estar más feliz de mi suerte«.

Marina recuerda con especial cariño el momento de entregar el ramo; «fue muy emotivo. Teníamos planeado cada momento y detalle y cuando sonó la música y nuestra Wedding Planner me dio la señal, me faltó ir dando saltitos de alegría a por los ramos para dárselos».

Tras la cena, «nuestros amigos nos hicieran el manteo y brindar (muchas veces), tuvimos hasta baile«. Como nos cuenta Marina; «nuestros invitados se fueron casi tan felices como estábamos nosotros, y muchos nos dijeron, que a pesar de lo especial del momento, fue la mejor boda a la que habían ido«.

«Creo que todo se puede resumir en algo que nos han dicho todos los proveedores que nos acompañaron ese día, que estuvieron al pie del cañón y pendientes de nosotros para organizarlo todo en cuanto confirmásemos que se podía, y que lo define a la perfección: la felicidad de todos ocupaba tanto, que lo llenamos todo de alegría y amor y no se notó que éramos poquitos«. Y cuánta razón tienes Marina. La alegría y el amor sin duda es clave.

Gracias por compartir conmigo un día tan especial y por querer, con tus palabras animar a todas las parejas que próximamente darán el «Sí quiero». Un día único que siempre recordaréis. Espero que disfrutéis a lo grande el próximo 12 septiembre. Mil besos pareja.

Fotos: @sarahnoraphoto

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter

Para recibir la mejor información sobre Bodas, para Novias e Invitadas

Suscríbete a nuestra Newsletter

Para recibir la mejor información sobre bodas, para novias e invitadas